Demencia Por Enfermedad De Binswanger

Demencia por enfermedad de Binswanger

La demencia por enfermedad de Binswanger es un tipo de demencia vascular que se caracteriza por la atrofia de la masa blanca cerebral a causa de una deficiencia vascular debida a la existencia de una arterioesclerosis severa de los vasos que irrigan la masa blanca profunda, con presencia de infartos (infartos lacunares y corticales).

Demencia por enfermedad de Binswanger

Descubre el diagnóstico de personas con demencia paso a paso

Más información

Este tipo de demencia supone entre el 1 y el 5% del total de demencias, siendo el principal factor de riesgo la hipertensión arterial, junto a la edad y el grado de severidad de la arterioesclerosis cerebral. Frecuentemente también se asocia a la presencia de diabetes tipo 2 y enfermedad coronaria.

Síntomas de la demencia por enfermedad de Binswanger

En la mayoría de los casos, los pacientes con demencia por enfermedad de Binswanger presentan los primeros síntomas entre los 60 y 70 años de edad, sin que hay diferencias entre hombres y mujeres. Siendo el promedio de vida de unos cinco años a partir del momento del diagnóstico.

Los primeros síntomas se presentan en las fases iniciales de la enfermedad y en el 70% de los casos son los siguientes:

  • Episodios maníacos.
  • Defectos de juicio.
  • Pérdida de la inhibición.

Luego, a medida que la enfermedad avanza el paciente se vuelve abúlico, sufre problemas de orientación y empieza a depender de otros a la hora de realizar las actividades rutinarias de la vida cotidiana.

La pérdida de memoria a corto o largo plazo es un síntoma que no siempre se produce en pacientes con demencia por enfermedad de Binswanger. Por otra parte, los síntomas mentales se asocian a otros de origen neurológico como la falta de coordinación al caminar o convulsiones

Tratamiento de la demencia por enfermedad de Binswanger

Una vez instaurada la  demencia por enfermedad de Binswanger el tratamiento es esencialmente sintomático, si bien el tratamiento de la hipertensión arterial hasta alcanzar cifras de normalidad (por debajo de 140/90 mm/Hg) permite estabilizar los síntomas.

Hay que señalar, sin embargo, que el tratamiento y control de la hipertensión arterial tiene un importante carácter preventivo frente a la aparición de este tipo de demencia, ya que actúa directamente sobre la evitación de la arterioesclerosis cerebral, origen de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *